el depredador:

¿Quién es el pedófilo?

• El pedófilo avanza enmascarado, se presenta como un “hombre común”.
• En el 60% de los casos, la victima conoce a su agresor: pariente, amigo de la familia, vecino, profesor, educador…
• Del 90 al 95% son hombres. También hay pedófilas pero son escasas (del 7% al 10%). estos casos son raros y bastante difícil de probar. Actualmente, no se sabe muchas cosas en cuanto a las mujeres y la pedofilia.
• Se las arregla para organizar su vida alrededor de los niños. Se encuentra muchos agresores de niños en todo lo relacionado con la infancia (escuelas, colonias, deporte…)
• Puede ser atraído sólo por chicos, sólo por chicas o ambos al mismo tiempo.
• Ser pedófilo no significa no estar casado, no ser padre o madre de familia.
• Se encuentra pedófilos en todos los niveles de la sociedad incluso entre los jóvenes (bajo los 16 años), es posible tener un comportamiento de depredador sexual.
• No es una enfermedad, es una perversión y no se cura. Es un escenario que le excita.

¿Dónde ocurre la agresión?

• La mayoría de las veces, la agresión ocurre en lugares considerados seguros (casa de la familia, escuela, club deportivo…)
• También puede ocurrir en un lugar lejos de su domicilio. En este caso, elegirá una victima desconocida. Puede atraer al niño con cualquier tipo de medio (escudándose en decir que es enviado por los padres para recoger al niño a la salida de la escuela, pidiendo al niño que suba en el coche para que le indique un camino, ofreciéndole un regalo o también amenazándole).

¿Que frecuencia y que duración para la agresiones?

• El abuso sexual puede ser puntual pero se establece también, a veces, en una relación duradera y compleja entre el niño y el pedófilo.
• En el 40% de los casos, el niño es victima de agresiones repetidas. Dado que, la mayoría de las veces, el agresor le convence que guarde el silencio en cuanto a su relación, eso puede continuar hasta la adolescencia.

¿Cómo actúa el depredador?

• Es astuto, conoce la psicología del niño. Elige a su víctima y con mucha paciencia (se toma su tiempo, puede esperar hasta 1 año), va a crear un lazo de amistad con el niño.
• Poco a poco, va a desarrollar una estrategia de compromiso, o sea ir cada vez más lejos: desnudez, caricias, besos, actos sexuales o no.
• Se puede comparar la estrategia de acercamiento del depredador con la caza: localización, aislamiento de la presa (llevando a niño aparte de su grupo de compañeros), creación del falso lazo de amistad con el niño.
• El depredador se “disimula” en la familia, inspira confianza a los adultos.
• El abusador desarrolla estrategias e utiliza la confianza que los adultos le dan.
• En general, la agresión sexual no conlleva ninguna violencia física. El agresor utiliza más la persuasión, las amenazas o la corrupción…
• el depredador se muestra gentil, atento y presta atención a los intereses del niño. No tiene mucho riesgo de ser denunciado por el niño si sus padres están poco presentes y además, el depredador habrá entablado vínculos afectivos más importantes con el niño que este con sus propios padres.
• Puede atacarse a un niño por medio de sus relaciones familiares o de vecindad. A veces intenta ganar la confianza de la madre, del séquito familiar.
• Es muy raro cuando actúa con más impulsividad, más violencia y entonces más rapidez.
• Puede haber acto sexual o no.